Peekaboo Center logo

El Método OPOL - One Person One Language

Hoy en día, muchos niños provienen de familias multiculturales con padres de diferentes orígenes. Por lo tanto, es importante pensar en el multilingüismo de los niños y reflexionar sobre la introducción de los idiomas cuando aún son pequeños.

Entre los varios métodos que se pueden usar, el método OPOL: One Person, One Language tiene un historial probado y es una de las estrategias lingüísticas más populares.

Inventado por Jules Ronjat, hablamos de esta técnica muy interesante y utilizada en nuestra guardería PEEK A BOO en Barcelona.

 

¿Qué es ?

OPOL significa que cada persona le habla un idioma a su hijo. La mayoría de las veces, con esta tecnica, todos hablarán en su lengua materna. Sin embargo, los padres que hablan varios idiomas generalmente eligen el idioma con el que se sienten más cómodos, el idioma al que están más apegados emocionalmente.

El método nació de un interrogatorio del lingüista francés, Jules Ronjat. Después de tener a su hijo con su esposa alemana, se preguntó cómo se comportaría un niño si le hablaran dos idiomas distintos desde su nacimiento.

Después de muchas observaciones, nació el método OPOL. Por lo tanto, se trata de hablar los dos idiomas claramente al niño, pero cada padre tendrá que ser responsable de un idioma. Por ejemplo, si el padre es ruso y la madre francesa, el padre deberá asegurarse de comunicarse con el niño en ruso, mientras que la madre se comunicará en francés.

¿Cómo aplicarlo?

Si ambos padres son bilingües o hablan diferentes idiomas, es posible que el niño sea bilingüe antes de los 4 años, si se aplica el método OPOL. Por esta razón, el niño que debe aprender ambos idiomas debe poder diferenciar cada idioma aprendido y asociarlo con uno de los padres en particular.

Al adoptar este método de estimulación del cerebro, el niño podrá aprender ambos idiomas con mayor facilidad. Para que un niño aprenda fácilmente, unas rutinas deben establecerse porque el niño está en pleno aprendizaje y acaba de empezar a aprender. Para esto, se recomienda darle al niño el 50% del tiempo de práctica de cada idioma, lo cual es bastante difícil en la vida cotidiana. Entonces, en la práctica, el niño debería pasar más del 50% de su tiempo comunicándose en el primer idioma y 30% en el segundo. Además, estaría recomendado 5 horas de exposición por día para que el segundo idioma esté bien controlado.

¿Funciona?

Este es un método que ha sido probado durante muchos años, pero hay algunas preguntas y limitaciones. Ciertamente, con el método OPOL, el niño comprenderá ambos idiomas, pero uno de los problemas se puede encontrar al hablar. Aunque el niño entiende el segundo idioma, puede tender a responder en el primero debido a su sistema de aprendizaje que se está formando.

Al principio, los niños también pueden tender a mezclar los dos idiomas al comunicarse, pero si el proceso se mantiene durante un largo período de tiempo, es probable que el niño se vuelva bilingüe. Otra forma de optimizar este método es inscribir al niño en una escuela bilingüe o en cursos de idiomas adaptados a su situación y también planificar vacaciones en diferentes idiomas desde la infancia.

 

Finalmente, para que el método OPOL sea exitoso, debe haber consistencia. Cada persona debe cumplir con las reglas para hablar con su hijo y nunca pasar a otro idioma. En general, los niños viven en un entorno lingüístico mixto. Para el idioma de la mayoría, esto no es un problema, pero el padre o la persona que habla el idioma minoritario tendrá que redoblar sus esfuerzos para dar más visibilidad a su idioma.

En Peek A Boo, aplicamos este método diariamente con niños. Cada persona usa un idioma para hablar con ellos y, en general, los niños son muy receptivos y logran asimilar el inglés y el español en paralelo.